Archive for 30 julio 2010

h1

Cumpleaños

30 julio, 2010

Nos quedamos mirando media hora. Te quedaste jugando con mi flequillo como a vos te gusta. Me quedé jugando con tus dedos como a mi me gusta. Charlamos de cosas sin sentido. Nos reimos de historias que vivimos. Nos contamos muchas cosas que vivimos desde febrero. Hicimos un raconto de cada una de las vicisitudes que se nos pusieron en el camino.

Te acostaste en mi pecho. Y ahí dijiste muchas cosas que te lastimaban. Te liberaste de algunas cargas que la relación te fue poniendo en la espalda. Lloraste un poco, y aunque trataste de ocultarlo senti como una de esas lágrimas se asomó hasta mi mano derecha.

Cantamos tu cumpleaños. Festejamos con un abrazo. Un beso. Caricias. Luego bajaste a tomar un café. Yo también tomé uno. Sentados en la mesa sin decirnos mas. Sólo lanzando algún comentario cuando veíamos algo gracioso en el televisor. Reimos un poco mas. Y ya tenías que irte.

Te acompañé y te despedí. Nos dijimos un ‘Te amo’ escondido. Volviste a tu vida y yo a la mia. Volvimos a tratar de olvidarnos un poco, luego de hacer las paces por unas horas.

h1

Insomnio

29 julio, 2010

‘The last refuge of the insomniac is a sense of superiority to the sleeping world.’

Leonard Cohen

El disco giró por tercera vez consecutiva y todavía no logré conciliar el sueño. Doy vueltas en la cama, desarmo las sábanas y acomodo de mil formas la almohada, buscando que una nueva posición me traiga el descanso. Pero no lo consigo. Sigo despierto. Un poco más, cada vez.  Y empiezo a pensar en todas las cosas que me atormentan. Quizás me expreso de un modo exagerado. Pero el asedio de las ideas que son atraídas por el insomnio se torna insoportable y soy incapaz de rehusarme a sus efectos.

Pienso. Callo. Río. Sonrío. Recuerdo circunstancias extrañas. Imagino futuros borrosos. Inconclusos. Inertes. Dibujo con el dedo sobre la pared formas irresolutas. Voy contando puntos sobre el techo. Sobre las paredes. Hago foco en el picaporte de la puerta. Miro el metal. Miro la madera ajada y mal pintada. Acometo contra el colchón. Suspiro. Trato de respirar con fuerza, exhalando con cierta notoriedad. Busco en ellas el reposo. Múltiples intentos similares. Fútiles todos ellos. Oigo ruidos. Llevo mis oídos hacia ellos. Trato de distinguir. Un golpe de puerta.  Un objeto que cae. Alguna persiana que se cerró por el viento. No lo descubro. Lo dejo de lado. Vuelvo a mi tarea. Cierro los ojos otra vez. Imagino. Pienso. No descanso. No lo logro.

Veo la hora. Madrugada. Otra vez. Maldita madrugada. Malditos amaneceres. Maldito quien haya pensado que verles es una bendición. Malditos los noctámbulos. Malditos reyes de la noche. Malditos ustedes a los que el día les devora las ínfulas. Malditos cobardes que huyen de la luz buscando paz en el manto oscuro de la noche. Malditos seres que invaden un territorio inhóspito. Malditos buscadores de minucias que no son capaces de conseguir asirse en la luz intensa del día. Malditos cobardes que no tienen más ocupación que venir a tomar la mente de un pobre individuo que sólo quiere descansar. Malditos sean todos. Los que ahora aprovechan para regocijarse en mi pena. En mi  suplicio nocturno. Malditos los pensamientos que viven y laten más fuerte que nunca, cuando el sol alumbra otras partes del mundo. Algún día habrán de necesitar ustedes el reposo.

Y ahí estaré yo, para presentarles batalla.

h1

Motivational #4

28 julio, 2010

Hoy justo me acordé Siempre me acuerdo de vos. Y de esta foto.

Te extraño, mamá.

Mamá

h1

Fotografías

27 julio, 2010

Tengo sobre mi escritorio una pila de unas 60 fotos del casamiento de mis padres. 60 fotos. Papel. 10 x 15 cm. Con un tono sepia otorgado gentilmente por los años. Con un olor a antiguo. No a viejo. El aroma que el paso de los años comienza a sembrar sobre las cosas que se conservan guardadas. Y que impregnan el ambiente de recuerdos. De momentos. De nostalgia.

Las encontré por la tarde mientras buscaba en el último cajón del ropero de mi papá. Al lado de unos papeles viejos, de recibos de sueldos y de mi acta de nacimiento. Estaban envueltas en una bolsa blanca, de plástico grueso, como si fuera un pequeño paquete. Como si fuesen un regalo. Como si me las hubieran dejado a propósito.

Después de eso fue en vano seguir buscando lo que necesitaba. Me quedé toda la tarde viendo foto tras foto. Imagen tras imagen.  Y no me importó perder tiempo. Porque en realidad no fue tiempo perdido. Fue la obtención de fragancias exquisitas y del recuerdo de mi madre. Con un rostro rozagante. Maquillada de forma extraña, cubriendo sus insipientes cloasmas en las mejillas. Ocultándoles a todos que yo también estuve en esa fiesta.

h1

Motivational #3

27 julio, 2010

Porque a veces siempre mover los cajones puede traer algunos beneficios. Como éste.

Hojas de hierba

h1

Cappuccino

27 julio, 2010

Terminó el día casi sin sobresaltos. Pasó llano. Arrancó un poco tarde porque anoche pude conciliar el sueño a las 5.30 de la mañana (estimo). Hoy quizás siento que todo fue un paso para atrás. Pero no viene el caso. Al menos no fue lo mas interesante que me pasó en el día.

Improductivo. No leí. Apenas vi algo de televisión. Cerca de las 6 de la tarde baje para preparar algo para tomar y fue que vi a mi hermana, con todos sus libros desparramados sobre la mesa y me quedé ahí, sorprendido. Ella me miró. Nos quedamos así como esperando que alguno dijera algo. Nadie dijo nada. Terminé de buscar en la alacena el azúcar para preparar mi cappuccino (instantáneo) y ella prosiguió haciendo resúmenes.

Volví a mi primer piso. Abstraído de la realidad. Con un cappuccino caliente y una sensación de pequeñez interesante. Pensar en mi hermana. En esa mesa llena de libros. En su mirada.

Sorbí un poco. Di la vuelta y bajé por las escaleras. La miré y cuando iba a decirle algo sonó el teléfono. Ella atendió.  Y yo me di media vuelta para volver a mi habitación. Mas tranquilo.

Quizás lo importante no fue haber callado. Quizás lo necesario era todo lo que no nos dijimos.

h1

Motivational #2

25 julio, 2010

Ir a buscar un CD y que de repente te encuentres con algo diferente a lo que buscabas fabuloso, es genial.

The man who