Archive for the ‘Vicisitudes’ Category

h1

Septiembre

27 septiembre, 2010

Septiembre tiene esas cosas. Las que no lo hacen ser igual al resto. Ésas. Que me cambiaron la vida. Y que lo siguen haciendo. No me trae el amor, no me trae la primavera, no me trae nada. Solo me acerca tu recuerdo. Y tu imagen imborrable en mi mente. Las discusiones sin sentido. Los abrazos de los sábados. Las cervezas en el patio de casa. La voluntad inquebrantable; ésa que no heredé. Los olores a hospital y vendas de yeso. La firma en mi cuaderno de comunicaciones. Las fotos sin sonrisas. Los abrazos de Nochebuena. Las mañanas de misa. Las tareas de mi hermana. El esfuerzo pleno. La entrega absoluta y resignada. El amor. El trabajo. El amor al trabajo. El amor a la familia. El liderazgo positivo. La voz que ordena. La cohesión. Las peleas sin sentido. Las discusiones subidas de tono. Nuestros temperamentos opuestos. Sentarme al lado tuyo. Conocer a mi novia. Entregarle tu mas preciado tesoro. Tu presencia constante. Tu lugar en la mesa que siempre fue tuyo. El 1886 que no olvido, pero tampoco visito tanto. La mesura. La conciencia. Dar todo por los demás. Dar más por nosotros. Dar. Enseñar. Aprender.

Septiembre tiene esas cosas.

Pero cada día pienso mas. Siento menos. Admito con menos dolor. Recuerdo. Sonrío. Y se. Se que nadie muere. Que sólo nos vamos para volver a nacer. Como hoy. Como todos los días.

En estas cuestiones, la fecha es sólo una anécdota.

h1

Motivational #4

28 julio, 2010

Hoy justo me acordé Siempre me acuerdo de vos. Y de esta foto.

Te extraño, mamá.

Mamá

h1

4.52 am

25 julio, 2010

Living de mi casa. 4.52 de la mañana. Completamente solo por 5to fin de semana consecutivo. Y aunque reconozco que me gusta estar solo, a veces cansa. Cansa no tener horarios fijos. Cansa no poder mantener un plan dos días seguidos. Cansa que cada vez que levantes la voz, nadie esté ahí para callarte. Cansa limpiar. Cansa. Decididamente la soledad cansa.

En todos mis 24 años de vida, este es el momento donde más solo me siento. Y no es bueno. Nunca puede serlo. Suenan las mismas canciones. Se huele el mismo aroma en la cocina. La mesa sigue tan sucia como antes de limpiarla. Los pisos siguen siendo igual de fríos. La cama sigue siendo la única muestra de orden. Nunca es bueno estar solo.

Es que a veces no nos damos cuenta de lo necesaria que es la compañía. Y no es que no la tengo. Tengo mis amigos. Mi familia. Mi gente. Pero no tengo la presencia constante. No tengo el sonido de otros pasos subiendo las escaleras. O el ruido de la ducha desde afuera del baño. O el televisor de abajo cuando mi papá está mirando algo.

Nadie se queda de Regina Spektor una y otra vez en el playlist. Ni siquiera mis vecinos. Estar solo no puede ser bueno. Porque a veces es bueno llegar a casa y que esté la comida lista. O que te alcancen el shampoo desde tu habitación porque se te acabó. Eso es lo que todos necesitamos. Al menos una vez al día.

Living de mi casa. 5.02 de la mañana. Completamente solo por 5to fin de semana consecutivo por última vez.